Introducción

 

 

 

La inquietud de entender las desigualdades sociales y su permanencia en la Historia de México (difícilmente se puede hablar de evolución, desarrollo o transcurso en procesos sociales y menos cuando nos referimos a la desigualdad social), me llevó a la búsqueda de referencias documentales disidentes, fue allí en donde descubrí que la mayoría de ellas hacen mención a una: “Regeneración” con Ricardo Flores Magón a la cabeza, ante este hecho mi interés se centró en el grupo magonista y en su publicación “Regeneración”.

En múltiples lecturas incluyendo las que se dicen marxistas se ha desvirtuado, aislado, minimizado, ridiculizado, a los magonistas porque escogieron una ideología, la anarquista.

El anarquismo de Magón, no tiene nada que ver con ese anarquismo primitivista al que criticaba fuertemente Carlos Marx, ese de rechazar toda autoridad incluyendo la institucionalidad. El fenómeno Magón fue criticado también por los anarquistas occidentales porque se propuso la construcción de un poder representado en partido, el Partido Liberal Mexicano desde donde lanzó propuestas tan viables, centradas y políticamente correctas que fueron la base de lo que muchos consideran el mayor orgullo de la clase obrera mexicana, el artículo 123 constitucional.

El magonismo se apropia de la tradición popular de células organizativas a las cuales les llamaron clubes, éstos construyeron periódicos combativos dando cuerpo así a una cultura revolucionaria tanto en la práctica como en la teoría y en la literatura. Esta cultura revolucionaria logró cimbrar personajes como Díaz, Madero, Villa y Carranza, pues logró darle significado a la tan mencionada lucha popular, de allí que el magonismo se ha convertido en símbolo de radicalización. Parte de la cultura revolucionaria es la agitación y propaganda, acciones que llevaron a cabo los magonistas en huelgas, mítines, tomas de fábricas, movimientos armados, sabotajes, tomas de trenes, expropiaciones revolucionarias y repartición de tierras.

Una de las particularidades de “Regeneración” es que no nació como clandestino y que se distribuía principalmente en juzgados y con los legisladores diciéndoles abiertamente sus defectos, sus arbitrariedades y las aberraciones que hacían de la ley escrita, y esto obedece en gran parte a la ideología que en su primer época ostentaban: liberales – jacobinistas.

Con el índice a este periódico se trata de poner en práctica la crítica histórica, de no dejar de lado las experiencias que el pueblo ha tenido y por supuesto desdeñar la “doctrina del cambio” (uno de los elementos del terrorismo de Estado) que impulsa el imperio en el mundo, esa doctrina no es otra cosa que desechar las lecciones de historia y empezar de nuevo, así lo hizo el terrorista de Bush en Irak al destruir bibliotecas y museos patrimonio de la humanidad, en Kuwait con su “tormenta del desierto” también destruyó bibliotecas, así lo hizo Ronald Reagan con su “plan de paz” en Nicaragua borrón y cuenta nueva, ejemplos parecidos podemos encontrar muchos, y por supuesto tiene que ver el discurso de presidentes mexicanos como Fox y Calderón en cuanto a la educación, en concreto disminuir las horas curriculares de historia en las aulas.

Esta herramienta documental intenta ser útil para la crítica histórica y que las futuras generaciones no crean que esta guerra por los derechos políticos y sociales es nueva, a pesar de las nuevas caras de la derecha y las “nuevas” izquierdas (“izquierda responsable”, “izquierda democrática”, etc.). El fin último de ésta guerra (como toda guerra) es ganarla, y para ello se necesita el estudio de la Historia, nuestra Historia.

Para poder estudiar ese periodo de nuestra Historia se ha estructurado este trabajo en cinco capítulos, en el primero se hace un recuento histórico de la situación general del porfiriato alrededor de 1900, en ese año Porfirio Díaz ya había estado 20 años en el poder (en total fueron 30), por lo que al capítulo se le llamó “Los  últimos años del gobierno del general Porfirio Díaz”, en este recuento histórico se hace un recorrido de las terribles condiciones laborales, sociales, y se hace un acercamiento a la situación ideológica prevaleciente en esos años.

El capítulo dos es el acercamiento a la publicación “Regeneración” desde diferentes perspectivas como la textual y la ideológica, también se retoman elementos teóricos que nos dan pauta para pensar en “Regeneración” como una prensa revolucionaria, y se ofrece una pequeña biografía de los hermanos Jesús y Ricardo Flores Magón, por desgracia no encontramos referencia biográfica de Antonio Horcasitas, uno de los directores del periódico en su primer época, como uno de los elementos textuales se da un acercamiento a la estética física del periódico es decir, de sus elementos gráficos.

En el capítulo tres, titulado “Corpus documental” se explica como está estructurado el trabajo y se dan ejemplos de los registros y de los índices, es decir del capítulo cuatro y cinco respectivamente.

Al capítulo cuatro lo componen los 612 registros, cada registro es de cada uno de los artículos que están en “Regeneración”, en sus 20 primeros volúmenes, en realidad 19 pertenecen a la primera época “Periódico Jurídico Independiente”, el número 20 ya corresponde a la época de “Periódico Independiente de Combate” pero se decidió integrarlo para poder apreciar el avance que dieron en sólo 19 números, el tono de la denuncia fue más alto y fuerte.

En el capítulo cinco están los índices a los registros, índice por autor, por título de artículo, por persona que se haya mencionado en el artículo, por organismo mencionado en el artículo, por el tema de que trata cada artículo y por volumen, cada uno de estos índices puede servir de ayuda al que busque información periodística de aquél momento. Finalmente se dan dos anexos documentales que ayudan a contextualizar el momento histórico prerrevolucionario, el tercer anexo es una tabla cronológica del movimiento magonista.