2.3 “Regeneración” como prensa revolucionaria

 

La prensa “está comprometida con una cierta ideología y lo reconoce abiertamente: la ideología de la clase trabajadora. El periódico no sólo es un propagandista colectivo y un aglutinador colectivo, sino también un organizador colectivo. En este último sentido se le puede comparar con los andamios que se levantan alrededor de un edificio en construcción, que señalan su contorno, facilitan las relaciones entre los distintos constructores, les ayudan a distribuir el trabajo y a observar los resultados generales alcanzados por el trabajo organizado

 

Vladimir Ilich Lenin en: ¿Por dónde empezar?

 

 

La prensa revolucionaria es un instrumento de un grupo social definido por sus ideas y por sus acciones, además tiene el objetivo de expresar la teoría y la práctica ante los hechos sociales y naturales. Uno de sus objetivos, quizá el más importante es la organización, Vladimir Ilich Lenin señalaba al periódico como el primer paso serio para la construcción del partido, pues funciona como un organizador colectivo, como un laboratorio de ideas, además de ser un instrumento de agitación y propaganda[1], de hecho esta es una de las diferencias que tiene la prensa revolucionaria con la prensa comercial, (llamada por los marxistas y anarquistas: burguesa), pues ésta última presenta la noticias de manera atomizada, desligada del todo, no presenta los diversos escenarios posibles, no hace un análisis de la situación actual, no presenta en ningún momento la experiencia histórica que ha tenido la humanidad con respecto a movimientos sociales políticos o culturales, sus artículos contienen trivialidad, “simula ser objetiva e independiente de todo vínculo clasista, ya que su supuesta finalidad es informar verazmente[2] así, se construye este instrumento (burgués) que intenta desarticular los hechos, que sirve a una ideología dominante. En cambio la prensa obrera analiza, comenta, critica, hace autocrítica y da líneas de acción.

Aurora Cano[3] ha puntualizado algunos de los rasgos comunes en la prensa revolucionaria:

a)    Sus fines son propagandísticos, sin ulteriores fines lucrativos.

b)    Es por definición contraria a los lineamentos del sistema político.

c)     Es interpretativa de los hechos, de los que lateralmente informa.



[1] Militante (2004). La prensa Obrera. Serie: Documentos sobre la formación del partido. México: Militante.

[2] Cano Andaluz, Aurora (1981). El Machete ilegal: un instrumento y una perspectiva. (Tesis de licenciatura). México. UNAM, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. p.79.

[3] Cano Andaluz, Aurora (1981). op. cit. p.80-81