310.

La pena de muerte.

Año I. – 1ª Epoca. México, Octubre 31 de 1900. Tomo I. – Núm. 12   p. 2 - 3

Resumen.

En la Cámara de Diputados se discutió la pena de muerte, aprobándose el proyecto de reforma al artículo 23 de la Constitución Federal. La discusión fue floja carente de ciencia y observación, por lo que da cuenta que hace falta talento orador en la Cámara, y además “cuando la cámara discuta libremente, sin la coacción del Ejecutivo y el temor de la pérdida de una canonjía…”.

Regeneración” señala los puntos esenciales de los únicos siete discursos dados.

Lic. Adalberto A. Esteva, en contra. Dijo que “… si no tuviera otros defectos (la pena de muerte) bastarían dos para hacerla aborrecible: ser trascendental, y por consiguiente herir á la familia inocente, y ser irreparable, y por lo tanto entronizar el reinado de los errores judiciales”, reprocha la idea de que la pobreza de la existencia física conduce a la pérdida de la existencia moral, y por lo tanto están predispuestos a la criminalidad. Es justo este reproche dice “Regeneración” pero olvidó precisar el detalle que en 1899 se destinaron dos millones de pesos para la educación pública en el Distrito Federal, pero la Secretaría de Justicia é Instrucción Pública sólo creó una escuela, por lo que los escasos elementos educativos se traducen en poca instrucción civil. “Regeneración” cita a Gambetta “cuando la República pronuncie su voz soberana, será forzoso someterse o dimitir”. Esto último en contestación a que “la iniciativa estima que la pobreza del carácter moral de la mayoría de las masas que habitan la República, que carecen de sólida educación

El Lic. Rafael Aguilar, en pro. El público asegura que los Diputados no entendieron este discurso, por sus revuelos filosóficos, es una realidad desconsoladora (asegura) que los discursos deben ser cortos y galanes aunque sin fondo y salpicados de golpes oratorios.

Lic. Emeterio de la Garza, en pro. Con un discurso fácil en la expresión aunque deficiente en el fondo, defiende el derecho de la sociedad al linchamiento, pues ésta es el conjunto de hombres que tienen derecho a matar en legítima defensa. “ésta tesis entraña un germen anárquico

Lic. Adolfo Fenochio, en contra. Pidió censura para los redactores miembros de la cámara de un periódico que no especifica su nombre, pues denigra la memoria de los Constituyentes, refutó la argumentación de Emeterio de la Garza, haciendo diferencia entre legítima defensa y asesinato.

Lic. Alonso Rodríguez Miramón, en pro. Su discurso fue tan largo que cansó a la Cámara, su opinión se basó, en que era de defensa legítima de la sociedad y que era necesaria la ejemplaridad de dicha pena.

Lic. Querido Moreno, en pro. “Descendió á una polémica del género chico, salpicada de toques burdos de una crudeza repugnante”. Su discurso careció de argumentos, y recurrió a dichos vulgares de muy mal gusto. Lic. Juan A. Mateos, en contra. Se dedicó a hacer frases para distraer a sus oyentes, pero no se ocupó de refutar el discurso de Rodríguez Miramón.

Fueron en total tres en contra y cuatro a favor.

Persona.

Estrada, Adalberto A. Diputado en contra de la pena de muerte (1900)

Aguilar, Rafael. Diputado a favor de la pena de muerte (1900)

De la Garza, Emeterio. Diputado a favor de la pena de muerte (1900)

Fenochio, Adolfo. Diputado en contra de la pena de muerte (1900)

Rodríguez Miramón, Alonso. Diputado a favor de la pena de muerte (1900)

Moreno, Querido. Diputado a favor de la pena de muerte (1900)

Mateos, Juan A. Diputado en contra de la pena de muerte (1900)

Documento.

Proyecto de reforma del artículo 23 Constitucional

Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos (5 de febrero de 1857)

Cita a: Gambetta (no especifica la fuente)

Organismo.

Cámara de Diputados 

Tema.

Asesinatos

Pena de muerte

Reformas a las Leyes

------------------------------

Anterior

Inicio

Siguiente