Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

ENTREVISTA AL
SUBCOMANDANTE MARCOS
POR ROBERTO LÓPEZ

Enero 30, 1994


ENTREVISTA CON EL PERSONAJE
MÁS BUSCADO

San Cristóbal de las Casas, Chis., 30 de enero.- El vehículo se detuvo por fin en una calle angosta, frente a una casa con techo de teja y un pesado portón de madera. No hubo necesidad de tocar sobre el amplio portón. Este se abrió a nuestra llegada. Cruzamos un jardincito interior. Al fondo había varias puertas pequeñas, dos de ellas se encontraban iluminadas, las otras permanecían a oscuras. En una de esas dos puertas me esperaba el ansiado personaje, en el centro de una habitación cruzada en su cielo por enormes vigas oscuras.

+ Su rostro, joven, amable, me recibió con una sonrisa jovial.

-- ¿Qué tal de viaje? --me saludó riendo.

-- Largo y frío --respondí queriendo asumir la misma naturalidad que mi interlocutor.

+ Ya estoy frente al personaje tan perseguido y ahora que lo tengo enfrente como triunfo de la persecución no sé cómo empezar. Se me agolpan las ideas hasta que se inutilizan dentro de mi cabeza. ¿Cómo iniciar esta tan deseada entrevista?

+ Se me ocurre una bobada (en esos momentos recuerdo a José Falcón Castellanos, aquel gran periodista chiapaneco que me aconsejaba en mis inicios: "Cuando estés frente a un personaje prominente, con cosas fundamentales que preguntarle, inicia con cualquier bobería para que se sienta en confianza y entre en calor, luego te va a decir todo").

-- Por ahí dicen que usted es un individuo que habla varios idiomas.

-- ¿Eso dicen?

-- ¿Inglés... francés... alemán...?

-- Ruso --y suelta la carcajada.

-- ¿Ruso? --hago como que tomé en serio la respuesta.

-- Creo que eso no tiene ningún interés --repone.

-- Si desea cambiemos a otro tema.

-- Toj Lect --que en tzotzil quiere decir muy bien.

-- Entonces a otra cosa.

-- Wocol awal --que en tzeltal quiere decir muchas gracias.

-- ¡Qué cosas! --comento-- y pensar que la gente lo cree remontado en la sierra.

-- También allá estoy.

-- Me refiero a estos momentos...

-- También allá estoy y soy miles.

-- ¿Cuánta es la gente que está movilizada en estos momentos?

-- El país entero: todos quieren un cambio de cosas, todos en el país desean que las cosas cambien, que haya mayor participación de la ciudadanía en los asuntos nacionales.

-- Y la propuesta es...

-- En la situación actual del mundo y de nosotros sería absurdo pensar que la acción que las circunstancias obligan es la única salida. Por ello es que si la sociedad decide ir a elecciones, pues... a elecciones, siempre y cuando estén asegurados procedimientos democráticos, el respeto entre todos, el respeto al voto, que es la mejor demostración del respeto al bato.

Hay muchos millones de habitantes en este país --siguió imparable--. Por tanto existen infinidad de organizaciones y por ello innumerables formas de lucha; en cualquier momento se puede coincidir con algunas de esas organizaciones; se puede emparentar la lucha con otras estrategias y con otras tácticas si al final de cuentas llevan a un punto común.

Yo creo que la justicia, la paz y la democracia son anhelo de todos, y que puestos tras esas metas hay una infinidad de caminos que se encuentran, coincidencias que deben enriquecerse para alcanzar las metas comunes, agregó.

EL PERSONAJE Y LA LEYENDA

+ Hay una leyenda acerca de la mano izquierda de nuestro personaje, yo busco con la vista aquella mano izquierda que se oculta entre la penumbra y el jorongo muy de la región. El habla y hay un momento en el que en vez de apuntar en la libreta mis ojos insisten en capturar los movimientos de la mano izquierda. De pronto se da cuenta del impertinente empeño y en vez de molestarse emite otra sonora carcajada y al finalizar expresa gozoso: "Te aseguro que es mi mejor mano".

+ Luego retoma el hilo de su conversación:

-- Como te decía, en el momento en el que los grandes cambios se den no será resultado de lo que hagan unos cuantos; por el contrario, estará ahí el trabajo de muchos, las diferentes visiones conciliadas tras un mismo fin; esa complejidad hay que entenderla y admitir que así es, que no puede ser de otra forma, que lo que se consiga vendrá en diversos frentes y de variados métodos. Marcos serán estas luchas de muy diversas propuestas políticas que al interaccionarse harán que avance el proceso democrático que tanto requiere este país.

-- Es por eso que usted decía que la gente puesta en acción...

-- Ten la seguridad de que un reclamo que haga el pueblo en esta parte de Chiapas tiene que ver con el remolino que en ese momento se levante por el Cerro de la Estrella, allá en Ixtapalapa, ¿te acuerdas de aquellos de somos un chingo y seremos más?

+ El frío arrecia a esta hora y de pronto los dos nos vemos frente a humeantes tazas de té de manzanilla. El comenta con la misma sonrisa de siempre: "yo creo que me lo trajeron hirviendo para ver si se me quema le lengua", y de nuevo la carcajada. Yo no comento nada porque a mí se me quemó desde el primer sorbo, hecho que delatan los dos lagrimones que me resbalan por las mejillas.

-- Pero no llores --agrega festivo--, si quieres nos traemos a los de Ixtapalapa para acá.

-- ¿En qué sitio de San Cristóbal nos encontramos com...?

-- ¿Simple curiosidad urbanística?

-- Simple curiosidad.

-- Se me ocurre decirte que estamos en el Barrio Mexicanos y se me ocurrió porque ese barrio fue poblado por gente de origen náhuatl, así no te sentirás tan lejos de los volcanes. Además a toda aquella gente se le señaló como muy buena para las cosas esas de la brujería, fue esa una de las características del barrio. Así que ten la seguridad que para mañana esta casa en la que estamos conversando ya desapareció. Pero eso sí, el Barrio Mexicanos seguirá de pie, eternamente.

+ Después de corroborar que la taza de té empieza a quemar menos vuelve con la carga burlesca.

-- ¿Sabes cómo se llaman las calles de este barrio? Pues agárrate: se llaman Honduras, Colombia, Guatemala, Nicaragua. Pero no es cierto que estamos en Mexicanos, es pura broma. ¿Qué dirías que estamos a unas cuantas cuadras de Ejército Nacional?

-- ¿Dígame com...?

-- ¿Oye, qué tú nunca te ríes?

-- No es eso... el frío...

-- ¡Ah!

-- ¿Cuándo exactamente se inició todo esto?

-- ¿Quieres que te diga cuándo? Pues esto se inició en la centuria del mil 500, cuando un indígena de nombre Sanguieme fue quemado en el centro de Chiapa de Corzo, ante la vista de su gente, para que ésta no osara rebelarse con el poder.

Luego --siguió diciendo-- continuó en 1711, y ya desde entonces San Cristóbal de las Casas había estado a punto de ser tomada por la ira de los fregados. Pero el asunto ha continuado y en 1868 --¿te recuerda algo ese número? ¿68? También en la calzada Nonoalco, hoy Flores Magón, a veces el frío llega hasta los huesos-- y en 1868, te decía, los déspotas volvieron a ver que la lumbre les llegaba a los aparejos. Y así podíamos seguir con fechas y fechas; si te digo que esto empezó desde hace mucho.

-- Pero dígame com...

-- Hace mucho...

-- Compañero, déjeme terminar mi pregunta...

-- Si ya la hiciste y yo sólo te estoy respondiendo. Mira, en 1974 para que veas que hablo de cuando ya habíamos nacido, en San Andrés Larráinzar hubo un levantamiento indígena que culminó con la expulsión de las principales familias indígenas. Ya desde el cardenismo los indígenas habían visto la posibilidad de recuperar parte de las tierras comunales que habían perdido durante el siglo XIX, por eso es que en los ladinos pesa mucho la memoria histórica de los levantamientos indígenas, su conciencia de peligro.

¿CUÁL GUERRA DE CASTAS?

La de 1868 --continúa su explicación-- algunos historiadores la denominan como "guerra de castas", pero no fue tal. En cambio sí fue un movimiento en contra de los grupos económicos dominantes, en contra de los terratenientes y del poder político; para qué nos seguimos haciendo si así fue.

Justo es decir que de 1970 a la fecha empezó a emerger un movimiento campesino e indígena en todo el estado que aunque está compuesto de regiones muy diversas ofrece una gran homogeneidad en sus tensiones sociales. Esa fue una transformación gradual, fechas en las que los finqueros dejaron de tener peones acasillados, como en el porfiriato, en los plenos "setentas".

En la década de los 70 culminó la salida de los peones acasillados para cumplir con la demanda de la ganadería. La finca cafetalera generaba empleo; la ganadera, que incluía propiedades de dos mil hectáreas con 500 cabezas de ganado requiere apenas de dos o tres vaqueros.

Este cambio de liberación de peones hizo que los procedimientos de paternalismo ya no fueran suficientes al estarse generando condiciones económicas diferentes. El movimiento de 1968 en México hizo que llegaran a estas tierras intelectuales jóvenes que coincidieron con esta situación, pero por el otro lado, los finqueros, hechos muy a la antigüita, se negaban a reconocer este cambio de situación.

El recurso que se encontró para enfrentar las nuevas situaciones fue el de escindir y se manejaron para esto cuestiones religiosas y políticas con el auspicio de la burocracia, la clase política y la económica dominante. Al intervenir varias corrientes de la izquierda mexicana se habló de agentes externos y en esto se englobó diócesis, intelectuales, y otros elementos de acción. Por su parte, uno de los reclamos principales de los indígenas era que no se les siguiera tratando como niños.

Se dieron entonces en Chiapas los movimientos campesinos, magisteriales, universitarios, y cada vez se exigía más la democratización y la respuesta era la represión bajo el principio de "tenemos que decir no para sentar precedente". Se podía cumplir fácilmente con muchas de las exigencias, pero la situación era ésa.

LA INTRANSIGENCIA DEL PODER

Cuando se ha escogido la vía armada ésta no sólo es alentada por la pobreza, que es mucha, sino por la cerrazón y la intransigencia de los que detentan el poder, que han alimentado lo de la "guerra de castas", para crear fanatismos y actitudes cerradas.

De siete millones de hectáreas que hay en el estado, cuatro estarían en manos de ejidales y dos y millones y medio en manos de la propiedad privada. Los cuatro millones son tierras de bosques y selva, lo que quiere decir que el movimiento campesino de 1970 a la fecha no ha logrado afectar las tierras del valle.

+ A estas alturas ninguno de los dos nos acordábamos ya de las tasas de té, que en estos momentos deben ser dos témpanos.

-- Los campesinos --continúa-- intentaron afectar por la vía legal el primero y segundo valles de Ocosingo, pero como no lo lograron empezaron a colonizar la selva.

Ya no es fácil encontrar latifundios, pero eso no quiere decir que se haya dado un reparto agrario, pues los finqueros con apoyo de las autoridades encontraron la forma de legalizar los repartos entre sus parientes.

Los campesinos y peones liberados intentaron en repetidas ocasiones establecer relaciones de respeto entre ellos y los finqueros; algunos respondieron, pero muchos no.

Entre los finqueros más violentos se encuentran Evaristo Pimienta, Caralampio Castellanos, Domingo Corzo. La estructura responsable del atraso y la depredación en Chiapas es la ganadería extensiva privada que por un lado ha concentrado los recursos, pero por el otro no genera empleos, además de que obliga al desmonte de las selvas.

Estas estructuras han impedido satisfacer las necesidades alimentarias de la población y también la generación de empleos. Además es responsable del largo historial de no cumplimiento de la reforma agraria, de otros muchos incumplimientos y de la desesperación de la gente que ha visto sistemáticamente ultrajados sus derechos.

+ Ha pasado el tiempo y a través del vidrio se puede observar que la neblina ha levantado.

-- Se comenta que usted posee un gran sentido del humor --le digo por decir algo.

-- Lo que tengo es sentido del tumor, un tumor que necesita ser extirpado cuando antes.

+ ¿Sería otra demostración más de ese sentido del humor que le atribuyen? El caso es que al voltear la vista, la casona aquella en donde conversamos había desaparecido. En San Cristóbal de las Casas amanecía.

 

 

Periódico El Día
Por Roberto López Moreno, enviado
31 de enero de 1994 


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94