AMADOR SALAZAR JIMÉNEZ
1868 - 1916

 

Nació en la ciudad de Cuernavaca el 30 de abril de 1868; fue hijo de don León Salazar y de doña Gertrudis Jiménez, quienes por necesidad de trabajo tuvieron que radicarse en Yautepec.

Amador hizo en Yautepec parte de su primera enseñanza. Su padre era hermano de doña Cleofas Salazar, madre de Emiliano Zapata.

Amador trabajó durante su juventud en el campo, en las tierras de la hacienda de Atlihuayán, propiedad de Pablo Escandón que fuera el jefe del Estado Mayor del General Díaz y gobernador del Estado de Morelos.

Amador Salazar se caracterizó por ser muy agresivo y frecuentemente tenía reyertas y pleitos, generalmente con guardias del orden a los que dejaba tendidos en las calles pues tenía una extraordinaria fuerza, dada su corpulencia. Su conducta le valió que fuera enviado al servicio de las armas, como era costumbre en aquella época, y estuvo como recluta durante diez meses en el cuartel de la Escuela de Tiro de la ciudad de México. Su padre tuvo que pagar rescate para que recobrara su libertad y volvió a trabajar en la hacienda de Atlihuayán hasta que se inició la revolución maderista.

Amador Salazar fue de los primeros hombres que se incorporaron con Emiliano Zapata. El movimiento maderista lo alcanzó en mayo de 1911 en el pueblo de Yecapixtla y ya tomó parte en el sitio y toma de la ciudad de Cuautla en ese mismo mes.

Fue firmante del Plan de Ayala y hay un hecho que lo retrata de cuerpo entero: el 12 de marzo de 1912, después de una comida en el campamento que tenían cerca de Yautepec, Salazar se puso a jugar conquián con Felipe Neri y dijeron que había que jugar por algo que sirviera a la causa, por lo que convinieron en que el que perdiera iría a darle muerte al jefe del destacamento, don Ramón Castro, quien se estaba significando por ser un feroz perseguidor de los zapatistas. Echaron las cartas y Salazar perdió. Al anochecer le gritó a don Ramón Castro, que se hallaba en Yautepec en la casa de una de sus amantes: "aquí está Amador Salazar, a ver si de veras eres hombre..." se escucharon los disparos de los dos rivales en las calles obscuras de Yautepec y en el empedrado, Ramón Castro quedó moribundo, pues Amador Salazar había sido certero en sus balazos.

Amador Salazar, dentro del Ejército Libertador del Sur, ostentó el grado de General de División y se distinguió en todos los combates que sostuvo, tanto contra los huertistas, como contra los constitucionalistas.

La soberana Convención, al instalarse en la ciudad de México el 11 de marzo de 1915, nombró a Amador Salazar Comandante Militar del Valle de México, cargo que desempeñó hasta el 2 de agosto de ese mismo año que tuvieron que evacuar la capital de la República.

El general Amador Salazar, en el mes de agosto, contuvo la furiosa ofensiva de las fuerzas carrancistas en el Estado de Morelos. Perdió la vida el 16 de abril de 1916 en un combate sostenido en el pueblo de Pantitlán. Su cadáver fue trasladado a Tlaltizapán, y sepultado en una de las criptas del mausoleo que el general Emiliano Zapata mandó construir, para todos los firmantes del Plan de Ayala.

 

.
Fuente:

    Valentín López González. Los Compañeros de Zapata.
    Ediciones del Gobierno del Estado Libre y Soberano de Morelos.
    México, 1980, p. 230-232.